Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Tras 16 años de sumario, echaron de la policía santafesina a dos represores

Se trata de Juan Calixto Perizzotti y María Eva Aebi, que estaban en situación de retiro. Hace 4 años que quedaron firmes las condenas en su contra. Ahora los destituyeron porque sus conductas “constituyen una afrenta manifiesta a los deberesprimordiales” que les“competen como miembro de la fuerza”.

Perizzotti aebi
Juan Calixto Perizzotti y María Eva Aebi.

Por Gustavo Castro

 

El gobernador Miguel Lifschitz firmó el 24 de noviembre el decreto Nº  3588 que transforma el retiro obligatorio del director de policía Juan Calixto Perizzotti y el retiro voluntario de la suboficial María Eva Aebi en “la medida disciplinaria de la destitución” por “la condena penal recaída en sede judicial en su contra” por delitos de lesa humanidad.

 

En los considerandos, el decisorio recorre la historia del trámite que finalizó con la expulsión de la fuerza. Su inicio se produjo el 21 de octubre de 2001, cuando el entonces jefe de policía ordenó la instrucción del sumario administrativo y el pase a disponibilidad de Aebi. Tres meses después revirtió la decisión “a la espera del fallo judicial”.

 

Más adelante, el documento señala que en 2007 se recibió una notificación del Juzgado Federal de Santa Fe, en la que se informa que ambos policías habían sido procesados. Similar misiva llegó en 2011, pero desde el Tribunal Oral Federal: condena para Perizzotti a 22 años de prisión e inhabilitación absoluta yperpetua y a Aebi,  a 19 años de prisión e inhabilitación absoluta y perpetua. En 2013 llegó la última nota con el aviso de que la sentencia había quedado firme.

 

Ante esta última novedad, el mismo año el jefe de policía dispuso que se reanude el sumario. El primer convocado a declarar fue Perizzotti, a quien se le atribuyó incurrir en una “falta administrativa”, que dice: “Son faltas graves aquellos hechos que atenten gravemente contra el orden constitucional,los poderes públicos o las instituciones constituidas o los derechos humanos establecidos o contra la Repartición o la Administración”. El represor “se abstuvo de declarar”. Luego se hizo lo propio con Aebi, quien alegó: “esto es muy injusto, el fiscal tuvo que investigar más a fondo”.

 

Desde ese momento pasaron 2 años sin noticias hasta que el 19 de noviembre de 2015, el titular de fuerza firmó la Resolución N° 797 que promueve la destitución de ambos. Debieron transcurrir otros 2 años hasta la expulsión definitiva de Perizzotti y Aebi que surge del decreto del gobernador Lifschitz.

 

La argumentación oficial cierra así: “no cabe duda alguna que las conductas de los encartados, condenados en sede judicial, constituyen una afrenta manifiesta a los deberes primordiales que le competen como miembro de la fuerza, toda vez que la función policial tiene en miras, precisamente, salvaguardar la vida, los bienes y los derechos de los habitantes los que, precisamente, han quedado seriamente conculcados por el comportamiento desplegado por el encartado que atenta gravemente contra la vigencia del estado de derecho y la reputación de la repartición policial”.