Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Quilmes y La Serenísima tampoco pagarán un plus impositivo en Santa Fe

Las compañías que no tenían sus fábricas en la provincia tenían que aportar más Ingresos Brutos. Pero a fines del año pasado, tras una presentación de Bayer, la Corte sentenció que es inconstitucional. Y luego del pacto fiscal, la Legislatura eliminó esa alícuota diferencial. Ahora el gobierno decidió acordar con la cervecería y la productora láctea.

 

casa de gobierno
.

Por Gustavo Castro

 

El gobierno de Miguel Lifschitz llegó a sendos acuerdos con la Cervecería Quilmes y la productora de lácteos Mastellone –dueña de La Serenísima- por juicios que iniciaron esas empresas contra una alícuota diferencial de Ingresos Brutos que se les intentó hacerles pagar porque no estaban radicadas en Santa Fe. En la práctica, la Provincia se resignó definitivamente a no cobrar ese plus, que estaba suspendido por medidas cautelares desde hacía 3 años. La decisión llega luego de un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de noviembre de 2017 que declaró inconstitucional ese régimen impositivo, todo ello a partir de una acción judicial de Bayer. Los convenios tienen otro condimento: la reforma tributaria derivada del Consenso Fiscal, aprobada en marzo de este año, eliminó ese extra hacia adelante.

 

Así surge de dos decretos del gobernador, los N° 1142 y 1162, firmados ambos el 18 de mayo pasado, a los que tuvo acceso Diario Santa Fe. En ellos se autoriza a Fiscalía de Estado a celebrar los acuerdos con Quilmes S.A.I.C.A. y G. y Mastellone Hermanos S.A., que ya cuentan con el visto bueno de las empresas.

 

Los decretos son casi idénticos salvo en el detalle de la fallida aplicación de alícuotas diferenciales. En los fundamentos, ambos señalan que las empresas promovieron “acción declarativa de inconstitucionalidad” contra la Provincia y que “primeramente” interpusieron “medida cautelar de no innovar ante la que la Corte Suprema de Justicia de la Nación hizo lugar”, que estableció que “tribute en lo sucesivo el impuesto sobre los ingresos brutos aplicando las mismas alícuotas fijadas o que se fijen en el futuro en las leyes tarifarias provinciales para los contribuyentes que desarrollen la misma actividad en establecimientos ubicados en la Provincia de Santa Fe hasta tanto se dicte sentencia definitiva”.

 

Luego, los decisorios de Lifschitz indican que “la Corte Suprema de Justicia de la Nación hace lugar al planteo de inconstitucionalidad que en idéntico sentido hubo” en acciones de Bayer S.A. contra Santa Fe y Donnelly contra Chaco. Es en referencia al fallo del máximo tribunal del 31 de octubre de 2017, que por unanimidad “declaró la inconstitucionalidad de los regímenes establecidos por las provincias demandadas en relación al impuesto sobre los ingresos brutos, en cuanto imponen alícuotas superiores a los contribuyentes o responsables del tributo radicados fuera de sus jurisdicciones, dejando sin efecto toda actividad administrativa tendiente al cobro de la alícuota diferenciada declarada inconstitucional, aplicando, en cambio, la alícuota del 0,5%”. Horas antes de esta sentencia, el presidente Mauricio Macri y su ministro Nicolás Dujovne habían hecho un llamado a “terminar con las aduanas internas”, en el marco del lanzamiento de las reformas previsional, laboral y tributaria.

 

En este contexto, continúan los decretos, el gobierno de Lifschitz “ofrece” a las empresas “dejar sin efecto” la aplicación de la alícuota diferencial de Ingresos Brutos y asegura que “se abstendrá de exigir” a Quilmes y Mastellone “cualquier diferencia de impuesto” derivada de ese plus impositivo, con lo cual ambas compañías pagarán “igual que los sujetos radicados en la provincia de Santa Fe”. El 22 de diciembre de 2017 el apoderado de la cervecería “manifiesta su voluntad de prestar aceptación a la propuesta conciliatoria”, el 2 de marzo su par de la dueña de La Serenísima hace lo propio.

 

El broche está destacado en los dos documentos: “la Legislatura ratificó este año mediante Ley 13.748 el Acuerdo denominado ‘Consenso Fiscal’ celebrado entre el Poder Ejecutivo Nacional, el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Bs As y demás Poderes Ejecutivos Provinciales y, en cumplimiento de lo allí acordado, aprobó la Ley 13.750 que sustituyó la normativa de la Ley Impositiva anual cuestionada”. En criollo: el intento de que las empresas que no están radicadas en Santa Fe paguen más impuestos pasó a mejor vida.