Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Otro fuerte ajuste golpea a la planta santafesina de Fabricaciones Militares

El gobierno tijereteó casi 50 millones de pesos de obras e instalaciones eléctricas en Fray Luis Beltrán. A fines del año pasado habían despedido allí a decenas de trabajadores. Es parte de un achique generalizado de inversiones de la empresa estatal.

Fabricaciones Militares Fray Luis Beltran
.

Por Gustavo Castro

 

El jefe de gabinete Marcos Peña firmó este martes 16 de mayo la Decisión Administrativa N° 1038 para realizar diversos movimientos presupuestarios, que en la práctica implica un ajuste superior a los 300 millones de pesos en obras y equipos de Fabricaciones Militares. El recorte golpea con singular dureza a la planta de Fray Luis Beltrán, en la provincia de Santa Fe, que cargará con alrededor del 15% del tijeretazo.

 

La disposición del gobierno nacional, publicada este miércoles en el Boletín Oficial, asegura que los cambios en el presupuesto de la empresa estatal se realizan a propuesta de su Dirección General, que pretende “reforzar sus gastos corrientes en detrimento de los de capital”.

 

Así, la guadaña pasa por un monto superior a los 323 millones de pesos e involucra a proyectos de construcción, adecuación y modernización de plantas químicas, redes de ácido, equipamientos de laboratorios, productoras de TNT y pólvora, entre otras inversiones, en las distintas instalaciones de Fabricaciones Militares en el país, incluida la malograda Famazul.

 

En el caso de la planta ubicada en el departamento San Lorenzo, en el sur santafesino, el recorte es de $ 46.298.476 en la obra de “Puesta en Valor Edilicia e Instalaciones Eléctricas”, según se lee en las planillas anexas al decisorio firmado por Peña.

 

Allí mismo, en la fábrica militar de Fray Luis Beltrán, se vivieron momentos angustiantes a fines del año pasado, cuando se conoció la determinación del gobierno nacional de despedir a 35 trabajadores. En el ingreso a la planta, los cesanteados se iban enterando de que habían caído en desgracia al escuchar sus nombres y apellidos leídos por sus propios compañeros.