Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Médicos santafesinos salieron al cruce de las reformas que propone Macri

La gestión Cambiemos presentó modificaciones al sistema de Salud Pública y generó el rechazo de diferentes sectores. Según el presidente de la Asociación Santafesina de Medicina "decir que van a atender la salud a millones de personas que no tenían cobertura es una falacia" y aseguró que en otros países ya fracasó.

Medicina Dinero
Imagen Ilustrativa.

Por Mariana Steckler (@marianasteckler)

 

Esta semana el gobierno nacional lanzó en la provincia de Mendoza la prueba piloto del plan CUS (Cobertura Universal de Salud) a todo el país. Según el ejecutivo nacional, beneficiará a 15 millones de personas que actualmente no poseen cobertura por carecer de obra social o prepaga.

 

Sin embargo, aunque aparenta ser un plan inclusivo, distintas voces se alzan en su contra. El ex ministro de salud de la Nación, Daniel Gollán, denuncia una pseudo-privatización de la salud: “la gente va a tener que pagar por servicios que hasta ahora no pagaba. Van a instalar criterios de productividad con incentivos mentirosos sobre supuestas mejoras para los profesionales. Pero lo que están haciendo es enfocar el sistema en la atención y no de prevención de salud, que es donde hay que enfocarse. Esta reforma viene propiciada por la OMS de la mano de los grandes laboratorios”, denunció el ex ministro de Salud.

 

En la provincia de Santa Fe, el socialismo a pleno emitió un comunicado en el que expresan “creemos que la implementación de la Cobertura Universal de Salud (CUS) responde a diferentes intereses, alejados de la correcta atención y cuidado de la salud”, también denuncian que “esta propuesta es la apertura al mercado de la salud.”

 

A su vez, la Asociación Santafesina de Medicina General y Familiar en la voz de su presidente el Dr. Gonzalo Soria salió al cruce de este plan. En diálogo con Radio Nacional Santa Fe, Soria detalló que “la salud pública es un tema complejo que abre un debate necesario y fundamental”. Sin embargo, expresó que este tipo de procesos de reformas no son nuevos y que en otros países se implementaron sin obtener buenos resultados.

 

En Argentina, en la década del noventa hubo un intento de reforma “en los procesos de aseguramiento que generan un seguro de prestaciones de atenciones médicas individuales para las personas que se afilian al sistema con un paquete básico de prestaciones. Esta canasta básica de servicios de salud puede efectuarla el propio Estado con sus efectores o a través de la contratación de efectores privados”. Ahí radica la mayor crítica, la salud se convertiría en una mercancía.

 

El Dr. Soria amplió: “decir que van a atender las demandas de salud a millones de personas que no tenían cobertura es parte de la falacia discursiva. Porque ¿a quiénes llamamos personas sin cobertura? “Eso es una trampa”, denunció. “Hay un sistema financiado por el Estado desde hace años con división territorial y con la mejor cobertura en salud. La CUS viene a ofrecer algo que ya existe, el sistema estatal tiene esa cobertura desde la década del 40”.

 

Entrevista a Gonzalo Soria:

 

Además, otro de los temas que aún no están claros es qué va a incluir exactamente esa canasta de prestaciones. Al respecto, Soria explicó que sería muy importante conocer “cuáles serán los criterios que se van a estudiar: ¿epidemiológicos, en función de las necesidades de la población, una reorganización del sistema para ser equitativo y oportuno? o en realidad  lo que se pretende será regular el costo de las prestaciones y no la necesidad. Esa sería una discusión diametralmente opuesta.”

 

Otra crítica que presentan los médicos tiene que ver con la falta de atención en prevención. Se prevé la cobertura de los eventos de enfermedades en procesos individuales de atención pero no se enfoca en la promoción y prevención indispensables para evitar justamente llegar a la enfermedad. Además, “el paquete básico deja afuera un importante número de prestaciones, por lo tanto quedarán reservadas sólo para quien pueda pagarlo. Se empieza a poner en discusión la compra de servicios a terceros. Pasa a representar un volumen de negocios importante en salud”, finalizó el presidente de la Asociación Santafesina de Medicina General.

 

Si no estamos hablando de privatización de la salud, ¿de qué estamos hablando?