Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Lifschitz ajusta los alquileres del gobierno a la meta de inflación

Dispuso que las renovaciones de contratos no superen el 15%. Bajó así el techo impuesto en 2016, que establecía un máximo del 30%. Hay excepciones, pero deben pasar por la firma del gobernador.

casa de gobierno
.

Por Gustavo Castro

 

El gobernador Miguel Lifschitz firmó el 20 de febrero el decreto N° 213 mediante el cual se dispone que “cuando los contratos en los que el Estado Provincial sea parte, ya sea que se trate de la Administración Centralizada o Descentralizada, deban ser renovados no podrán tener incrementos anuales superiores al 15% (quince por ciento) del último valor contractual establecido”.

 

Según el decisorio, al cual accedió Diario Santa Fe, “se entenderá como renovación tanto a las prórrogas estipuladas en el texto contractual, ya sea aplicando o no una variación en el canon locativo, como también aquellos nuevos contratos en los que la Provincia renueve su calidad de contratante”.

 

El documento oficial también precisa que “los nuevos contratos en los que el Estado Provincial sea parte” deberán contar con un “informe fundado justificando la necesidad y la razonabilidad de la contratación y con la autorización de la máxima autoridad de la jurisdicción o entidad”, aunque la última palabra la tendrá el gobernador: “Las nuevas gestiones de contratación de locación de inmuebles o de servicios personales deberán instrumentarse por Decreto del Poder Ejecutivo”.

 

Este decreto viene a reemplazar a otro similar, firmado el 15 de septiembre por Lifschitz, que imponía un techo del 30% en las renovaciones de contratos. Como publicó en su momento este medio, aquel techo sufría filtraciones.

 

Nota Relacionada: El gobierno paga aumentos en alquileres por encima del tope que se puso a sí mismo