Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Repudiable respuesta del juez Mognaschi a una víctima de violencia de género: “Quedate tranquila, el que amenaza no hace nada. El que lo hace, va sin avisar”

"Quedate tranquila, en mis 28 años como juez (aprendí que) el que amenaza no hace nada. El que lo hace va sin avisar", le dijo el juez penal Alejandro José Mognaschi de Rafaela -Distrito Judicial Nro 5-, en el marco de la audiencia de debate de prisión preventiva, a una mujer que denunció a un vecino de Sunchales por violación y amenazas de muerte.

 

Justicia patriarcal
Foto Ilustrativa

Por Mariana Steckler

Durante la audiencia la víctima, S.P., finalizó su testimonial suplicándole al juez Mognaschi que no deje libre al denunciado por ella, M.R.S, ya que la había amenazado de muerte en reiteradas ocasiones y temía por su vida. Así fue como el magistrado desestimó sus súplicas asegurándole que en su experiencia quien amenaza no suele cumplir su promesa.

 

La mujer denunciante, residente de la ciudad de Sunchales como el denunciado, aseguró que tanto el juez como el fiscal Gustavo Bumaguin (Violencia de Género, Familiar y Sexual, Fiscalía Regional N° 5 Rafaela) la menospreciaron : “no dieron importancia a mis palabras, hablaban entre ellos de otras cosas, se reían, en un momento me dejaron sola con el imputado en la sala. Siento que sufrí otra vez una violación”.

 

Además, la denunciante asegura que “no puedo pagar un abogado”, en tanto “la sensación de desolación es mayor. Estoy viviendo un infierno por el nivel de estrés, el cansancio de hacer denuncias y ampliaciones de las mismas, todo lo horrible de la situación”. De hecho, “cuando el juez se despachó con esa frase el fiscal asintió con la cabeza en vez de reprocharlo”, expresó.

 

Consultada por Diario Santa Fe, Natalia Gherardi del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) explicó que la revictimización no debería ocurrir en la justicia. “Hoy, gracias a la Ley Micaela tanto a nivel nacional como provincial se vuelve obligatoria la capacitación en género, sin embargo hace ya algunos años que existen recomendaciones de los estándares de DDHH que deben cumplir los agentes públicos en general y judiciales en particular. Esto es, tener capacitación en género para juzgar, investigar y analizar las evidencias sin los prejuicios de una cultura machista, desde un paradigma de respeto y de derechos. Así como lo recomienda la CEDAW -Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer- y también el MESECVI -Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará.”

 

Sobre la respuesta del magistrado, Gherardi analizó: “Indudablemente, este juez hace una evaluación de riesgo según su experiencia que podría ser un elemento a considerar pero que de ninguna manera podría agotarse ahí sino que tendría que evaluar en el marco de muchas otras consideraciones como por ejemplo el acceso que tenga a la mujer el denunciado, la situación de vulnerabilidad y la desprotección de la víctima. Al mismo tiempo, activar una investigación a fondo del ataque sexual y de las amenazas. Sobre todo, cumplir estrictamente los protocolos de atención a las víctimas. Nunca debemos olvidar que la mejor justicia es la que investiga pronto y resuelve pronto.”