Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

El gobierno debió arrojarle otro salvavidas multimillonario al Iapos

Lifschitz le otorgó un adelanto de 180 millones de pesos de aportes y contribuciones de los docentes y asistentes escolares. En mayo se había tomado una decisión similar por 187 millones del personal de hospitales y centros de salud. El argumento: “un desvío” por “los costos mensuales de las prestaciones”.

Iapos
.

Por Gustavo Castro

 

El gobernador Miguel Lifschitz firmó el 21 de agosto pasado el decreto N° 2260 por el que autoriza a la Dirección General de Administración del ministerio de Educación a realizar el devengamiento, en forma anticipada, de los aportes personales y las contribuciones patronales del personal de esa jurisdicción con destino al Instituto Autárquico Provincial de Obra Social por la suma total de $ 180.000.000.

 

Se trata, en criollo, de un adelanto del dinero que deberán aportar los docentes y el Estado empleador, una especie de préstamo que deberá ser devuelto antes de fin de año. Según el decisorio, al que accedió Diario Santa Fe, acontece en el Iapos “un desvío en el flujo financiero de Fondos producto de los costos mensuales de las prestaciones, el que se compensa con los ingresos adicionales resultantes de la mayor recaudación prevista para el segundo semestre del Ejercicio 2018, proveniente de la política salarial y las medidas de aumento adoptadas a la fecha”.

 

Un argumento similar, pero con la utilización de la palabra “fluctuación” en vez de “desvío”, se utilizó el 29 de mayo pasado, cuando el vicegobernador Carlos Fascendini, en aquel momento a cargo del Ejecutivo por un viaje de Lifschitz a Vietnam y Tailandia, firmó una decisión similar por 187 millones de pesos, que en aquel caso involucró al personal del ministerio de Salud, tal como reveló en su momento este portal.

 

Relacionada:   El gobierno vuelve a auxiliar al Iapos después de una década

 

Medidas de estas características, que suman ya el nada despreciable monto total de 367 millones de pesos en el año, no se tomaban desde hacía 10 años. Eso es porque la obra social provincial logró en 2007 superávit en sus cuentas, luego de que el entonces gobernador Jorge Obeid restituyera parcialmente (3%) los aportes patronales de la Caja de Jubilaciones y Pensiones, que habían sido eliminados por la Emergencia Económica (eran del 6%). Ese factor, sumado al blanqueo de las sumas en negro de los salarios estatales, le dio al Instituto una solidez económica de la que había carecido previamente, etapa en la cual eran necesarios constantes aportes del Tesoro provincial para su viabilidad.

 

La incipiente crisis del Iapos se tornó evidente en junio pasado, cuando la directora María Soledad Rodríguez firmó una disposición para poner en vigencia a partir de agosto nuevos contratos con las gremiales médicas y las asociaciones de clínicas y sanitarios, que contenían una restrictiva cláusula para la libre atención de los afiliados del interior en los grandes centros urbanos santafesinos.

 

Relacionada:  Afiliados al Iapos deberán pedir autorización para atenderse en otro lugar de la provincia

 

Luego de que se difundiera aquí esa información, las quejas e incluso protestas callejeras se fueron multiplicando en toda la provincia, lo cual obligó a las autoridades gubernamentales a dar marcha atrás.

 

Relacionada:  Marcha atrás del Iapos con la exigencia de autorizaciones para afiliados del interior