Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Ciencia y Tecnología cerró las persianas

El Ministerio de Ciencia y Tecnología ya no existe en Santa Fe y las políticas provinciales en este campo tampoco.

CyT final
Imagen a modo de ilustración. (Foto: Ecofe.org)

Por Jorge Varsa. 

Las políticas que el gobernador Perotti pregona en los medios del campo de la Ciencia y Tecnología (CyT), de una de las tres provincias más ricas del país ¿Cuáles son? Tengo en esta cavilación dos elementos iniciales: por un lado el financiamiento y por otro lado a dónde se destina.

 

En cuanto al primer elemento estoy en condiciones de decir que hoy no existen financiamientos a programas o proyectos de CyT en la provincia y que aún se adeudan programas ya evaluados de la gestión pasada. El segundo elemento o medida de esas políticas aún no lo sabemos porque no sólo se vació el anterior Ministerio de CyT y se lo redujo a una secretaría de un ministerio, el de la Producción, que dirige el ministro Costamagna. Sino que aún no conocemos sus programas.

 

Mientras tanto, en una clara expresión de torpeza política, Perotti se desarma en declaraciones de principios sobre la importancia de la ciencia y la tecnología, que lo único que hacen es poner de manifiesto la contradicción de una gestión inexistente. Tan torpe resultan sus dichos que le dejan a la ex Ministra Hynes, una gestora modesta con más anuncios que políticas, el espacio de autoridad en el área.

 

Qué ves cuando las ves

Basta con mirar lo expuesto en las redes de la Secretaría para inferir que está pensando este gobierno en materia de CyT.

A diferencia de lo que ocurre en otras áreas de la política (como las de salud, infraestructura, seguridad, relaciones exteriores) que tienen mayor visibilidad y se manifiestan más cabalmente en las intenciones e incluso ideología de las políticas de Estado de turno, las políticas en CyT debido a su aparente neutralidad (o “bondad”) se muestran más indefensas a las ideologías de quién las formula.

Si creemos que lo que se necesita para construir una sociedad más justa, entre otras cosas, es una mejor Ciencia y Tecnología, lo primero que se debe hacer es observar si existe cualquier reducción de los recursos que se le destinen.

Otra forma de valorarlo es observar si los fondos se destinan a intereses colectivos o solidarios, en beneficio de esa sociedad más justa, o bien van a intereses concentrados. Y ahí aparecen camuflados bajo la forma de los cuatro caballeros del apocalipsis (según el estudioso de las políticas de CyT Renato Dagnino) el cientificismo, productivismo, innovacionismo y emprendedurismo . Éstos son como los vicios en las políticas de CyT, todos benefician a grupos de interés, pero no a la sociedad que los financia. Sería inocente pensar que si existiera la posibilidad de sembrar un campo de diamantes éste no buscaría ser aprovechado o saqueado por algún inescrupuloso. Creo que de esa inocencia ya está curada esta sociedad, pero yo soy muy viejo.

Es por ello que creo que como sociedad debemos estar atentos a las pocas declaraciones que se exponen. Debemos exigir que las políticas que se implementen vayan a mejorar la vida de los santafesinos sin intermediarios. 

La teoría del derrame ya no es una opción. Hasta ahora tenemos indicios claros sobre la orientación de las políticas de estado en CyT del gobierno provincial, pero las pocas declaraciones que se escucharon al respecto no van de la mano con lo que necesita la mayoría de la población. Para mí, una verdadera lástima y peor aún un perjuicio a la sociedad santafesina.