Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Casi un millón de pesos para el ex jefe de la barra de Unión

“Dani” Cantero, el ex jefe de la barra brava tatengue, preside la Asociación Civil “Por un Futuro Para Todos, barrio Roma”, una de las tantas asociaciones que se vieron beneficiadas con el Programa de Iniciativas Comunitarias durante la gestión Cambiemos en Santa fe. Recibió $986 mil. La mayoría de esos fondos se los otorgaron luego de golpear a inspectores de tránsito de la municipalidad.

Corral Sonrie
José Corral. Intendente y Jefe de la UCR Nacional.

La saga de “Las Cajas Negras de Corral” pareciera recién comenzar. Las notas publicadas en los últimos meses por Diario Santa Fe, en los que se demostraba cómo la gestión de Franja Morada-Cambiemos utilizaba un millonario programa para solventar ONG¨s y Cooperativas que hacen campaña a su favor, parecieran ser la punta del iceberg. Aquellas notas de Maximiliano Ahumada y Nicolás Lovaisa tuvieron rebote en todo el país. Hoy, los dos periodistas integran un consorcio de trabajadores de prensa que, de manera detallada y documentada, ponen en conocimiento de todos cómo una enorme cantidad de dinero público es destinado a sostener estructura política y punteros.

Notas relacionadas:

Las cajas negras de Corral

Las cajas negras de Corral son para hacer campaña

Las cajas negras de Corral: más fondos para la militancia de Pereira

Las cajas negras de Corral: Piden crear una Comisión Investigadora

 

La Barra Brava de Corral (*)

Daniel Cantero (ex jefe de la Barra de Unión), de 44 años, está imputado, junto a dos familiares directos y un conocido de éstos últimos, por haber lesionado a inspectores de tránsito y policías el 17 de agosto del año pasado en la cortada ubicada detrás del edificio central del municipio local. En esa oportunidad, junto a Kevin Cantero, Lautaro León Cantero y Maximiliano Souza rescataron violentamente dos motos sin patente (una Yamaha y una Honda) que habían sido secuestradas por personal de Tránsito del Municipio local y retenidas en el tráiler para su posterior traslado al corralón. Imágenes públicas y privadas muestran el momento exacto en el que los Cantero y Souza bajan las motos retenidas a puras trompadas e insultos, ante la mirada estupefacta de inspectores y un policía. Todo ello a plena mañana.

 

“Dani”, junto a Kevin, León y Maximiliano Souza fueron imputados por el fiscal de grado de Santa Fe Estanislao Giavedoni el 24 de octubre del 2016, quien les atribuyó el delito de lesiones y agresión. Todos los imputados fueron patrocinados por la defensora oficial Leticia Feraudo. A la audiencia imputativa “Dani” llegó vestido de jeans, una remera color amarillo debajo de una camisa color azul con la inscripción de “Municipalidad de Santa Fe” en el bolsillo del lado derecho. La vestimenta no era casual, tal vez, fue una estrategia para aparentar estar empleado y enfrentar la posibilidad de esgrimir un rapto de violencia desmedido, pero no buscado, aquella mañana de agosto. Nada de eso ocurrió. Por el contrario, el ex mandamás del para avalanchas tatengue se abstuvo, al igual que Kevin –que vistió una remera amarilla con el logo de la Municipalidad-, Lautaro – el único que se calzó un buzo azul al estilo canguro- y Maximiliano Souza, también de remera amarilla y logo oficial.

 

Souza, le pregunto, ¿Ustedes trabajan para la Municipalidad? > quiso saber Giavedoni.

Sí. Todos.

¿En qué parte?

En las cuadrillas > cerró el joven Souza.

 

La respuesta llevaba una confesión. No era exacta, pero desnudaba un circuito de dinero sin controles estatales que beneficiaban a quienes molieron a piñas a trabajadores del Municipio santafesino, a la vista de un centenar de testigos aquella mañana del 17 de agosto de 2016.

 

 

 

La ruta de los fondos para la BARRA BRAVA

 

La Asociación Civil “Por un Futuro Para Todos, de Barrio Roma” recibió entre el año pasado y lo que va de éste casi $. 1.000.000 (para ser exactos: $ 986.000). Lo irrisorio es que la mayor parte de los fondos fueron enviados por el Municipio luego de la paliza a los inspectores de tránsito. En total, les giraron a la Asociación $ 827.000 después del hecho violento, que fue denunciado, irónicamente, por la Municipalidad.

 

“Por un Futuro Para Todos” está presidida por Daniel Osvaldo Cantero, el Secretario General es Kevin Cantero y el Tesorero Ramón Cantero. El primer vocal titular es Maximiliano Souza y el segundo vocal titular es Lautaro León Cantero. En los primeros cinco lugares se ubican los cuatro imputados por la justicia santafesina.

 

De acuerdo a la documentación obtenida por este Consorcio de Periodistas, los Cantero recibieron dos remesas de $ 159.000 cada una durante el 2016. La primera mediante un convenio rubricado por Daniel, Kevin y Ramón Cantero el 8 de junio. Por el lado del Municipio firmaron José Corral, María Martín (Secretaria de Gobierno), Carlos Medrano (Secretario de Desarrollo Social), Carlos Pereira (Secretario General)  y Maria Etcheverría (Secretaria de Hacienda). El 7 de octubre del año pasado los mismos firmantes sellaron el segundo convenio.

 

Durante este año, ya con la imputación por lesiones y agresión en sus espaldas, los Cantero siguieron recibiendo fondos públicos de la gestión. En enero cobraron $ 212.000 (convenio firmado el 10/01/2017) por trabajos de desmalezamiento, limpieza y mantenimiento de espacios públicos. El 2 de junio recibieron $ 106.000 por la misma tarea y el 18 de agosto les giraron $ 350.000. En todos los casos firmaron los convenios Daniel, Kevin y Ramón Cantero por un lado y Corral, Martín, Medrano y Etcheverría por el lado oficial.

 

Durante la audiencia imputativa el fiscal Giavedoni advirtió que los cuatro acusados denunciaban el mismo domicilio, en calle Gaboto al 2.900 del barrio Villa del Parque, en el oeste de la capital provincial. “Es porque vivimos en departamentos a los que se ingresa por un pasillo”, aclaró Kevin.

 

Durante este año Giavedoni citó a los imputados a su despacho para informarles la clausura de la investigación y las posibilidades que existen de acogerse a posibles acuerdos. Faltaron en las dos oportunidades. Mientras esta nota se terminaba de escribir el funcionario evaluaba la idea de convocarlos por la fuerza pública.  En su pesquisa, Giavedoni  envió un exhorto al Municipio para que informe si los acusados eran empleados de planta. La respuesta fue negativa. Y es cierta, a medias, si se tiene en cuenta la tercerización que el propio Gobierno local financia.

 

Una vida signada por las piñas, los tiros y el aguante

 

Daniel Osvaldo Cantero tuvo un paso breve como jefe de la barra tatengue. Como un capricho del calendario, dos años antes que “El Dani” rescatara a puras piñas sus motos secuestrada por personal de Tránsito local, fue él quien fue corrido a golpes por la facción que lideran los mellizos Galeano, aún al frente de la barra brava. El domingo 17 de agosto de 2014, mientras Unión jugaba una fecha del torneo de la B Nacional contra Atlético Tucumán, los “Mellis” coparon la tribuna que da a Boulevard Pellegrini. Los Galeano corrieron a los del grupo de “El Dani”. La pelea fue captada por tres cámaras especiales de la policía santafesina y por varios canales de TV que cubrían el partido. Desde el año 2000 que Dani acumula antecedentes penales, hasta ahora, sin condenas. Desde lesiones, resistencia a la autoridad, ebriedad y desorden en grupo, hasta robos calificados, portación de armas y un homicidio calificado

 

“Dani”, que tiene el prontuario Número 322428 IG, estuvo bajo la mira judicial por el crimen brutal de Walter Ramírez, un reconocido hincha tatengue que fue emboscado en el barrio Cabal el 31 de enero de 2009. Ramírez, de profesión remisero, recibió 6 balazos de 9mm desde un Peugeot 206 color gris en la intersección de las calles Boedo y Santa Fe. La policía asoció este crimen con la muerte, no menos brutal de “Miguelito” Romero, que fue acuchillado el 13 de diciembre de 2008 en Villa del Parque, territorio de los Cantero.

 

Romero tuvo un fugaz paso por la jefatura de la tribuna de Unión, aprovechándose de otro hecho de sangre que dejó en terapia intensiva a su líder hasta entonces:  Carlos Rafael Maidana, alias “Tambita”, que permaneció postrado en una cama del Hospital Cullen por un largo tiempo. Fue baleado mientras conducía su auto en compañía de su pareja. Tambita recibió varios disparos, uno de ellos le perforó el tórax y otro le ingresó por la axila. Desde la justicia trabajaron la hipótesis del ajuste de cuentas: Tambita había mandado a matar a “Miguelito” en venganza a la agresión que él sufrió, y le adjudicaba a Romero. Los dos formaban parte de la facción “Los Villeros” pero se distanciaron por el control de las entradas, que el club entregaba a la barra para calmar los aprietes. Julio Baldi, ex Síndico del club denunció esos hechos, pero la justicia no hizo nada para esclarecerlos. La guerra entre “Los Villeros” y los de Alto Verde se calmó unos años con la llegada de “El Dani”, que mantuvo la calma chicha por un tiempo, hasta que “Los Mellis” coparon la tribuna. Desde entonces “Dani” aparece poco por el club.

 

 

(*) Investigación realizada por consorcio de periodistas santafesinos. 

www.corralpapers.com