Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Casi toda la deuda consolidada de la Provincia se empezará a pagar recién el año que viene

Así lo dispuso por decreto el gobernador Perotti, en instrumentación de la ley de Necesidad Pública. Es para afrontar lo adeudado durante el final de la gestión de Lifschitz. Se emitirán bonos, pagarés y cheques de pago diferido por 6 mil millones, que en ningún caso vencerán durante 2020. Eso significa que sólo se abonarán los intereses, un 7% de ese monto. Los acreedores podrán vender esos títulos o usarlos eventualmente para cancelar impuestos.

casa de gobierno
.

Por Gustavo Castro

 

El gobernador Omar Perotti firmó este martes el decreto N° 415 mediante el cual establece un programa de emisión de diversos papeles para afrontar el pago de deuda consolidada por $ 6 mil millones de pesos, tal cual se autorizó en la muy debatida ley de Necesidad Pública.

 

Según consta en el documento oficial, al que accedió Diario Santa Fe, se emitirán bono o pagarés por 4.500 millones de pesos. “El capital de los Títulos se amortizará en forma trimestral en ocho (8) cuotas iguales y consecutivas equivalentes al 12,5% del valor nominal, venciendo la última en la Fecha de Vencimiento. Las fechas de pago de amortizaciones serán determinadas por Resolución del Ministerio de Economía, no pudiendo ellas ser anteriores al 31 de diciembre de 2020”, especifica.

 

Con respecto a estos títulos, el mandatario indica que “serán libremente transmisibles y podrá solicitarse su listado y/o negociación en mercados de valores autorizados del país” y además faculta al ministro de Economía, Walter Agosto, a “disponer, en caso de considerarlo conveniente, la utilización por parte de los beneficiarios o tenedores legitimados” para “cancelar acreencias tributarias y/o no tributarias que éstos mantengan con la Provincia de Santa Fe, así como a reglamentar y disponer los alcances, restricciones y limitaciones para tal fin”. 

 

El argumento oficial en este caso es que “las variables económicas financieras críticas” de la Provincia al asumir la actual gestión “se han visto singularmente agravadas” por la pandemia del coronavirus.  En ese sentido, señala que “dicha situación afecta con igual fuerza tanto al sector público como al privado, lo cual hace necesario diseñar en este marco un instrumento con finalidad cancelatoria de deudas”.

 

Por otra parte, el decisorio autoriza la emisión de cheques de pago diferido por 1.500 millones de pesos, cuyo vencimiento “deberá superar el ejercicio financiero”. O sea, también se cancelarán luego del 31 de diciembre de 2020.

 

De acuerdo a los cálculos de la Contaduría General de la Provincia, que Diario Santa Fe pudo conocer, los pagos en concepto de intereses hasta fin de año insumirán 433 millones de pesos. Eso significa que el Estado santafesino abonará los restantes 5567 millones de pesos, o sea el 92,78% de la deuda consolidada, recién a partir del año próximo.

 

Ante esta decisión, es de esperar que la furiosa resistencia política, empresaria y mediática a la Ley de Necesidad Pública tenga nuevos capítulos en las próximas horas.