Ir a pagina principal
YouTube Twitter Facebook

Cada vez más demanda en los comedores comunitarios de Santa Fe

En diferentes barrios de la capital provincial aseguran que en el último tiempo aumentó hasta un 50% la cantidad de gente que no tiene para comer en sus casas. Donde antes concurrían los chicos, se sumaron los padres.  Una asociación civil que nunca tuvo copa de leche empezó a comprar comida porque “ahora los chicos llegan con hambre, algunos muestran una delgadez preocupante”.

Comedor comunitario 1
Foto: Página 12

Por Sebastián De Marco.@sebademarco1 

 

 

Hace algunos días se conocieron los datos del INDEC sobre pobreza. Según el organismo nacional, en todo el país la pobreza bajó a 25,7% en el segundo semestre de 2017, casi 3 puntos menos que el primer semestre del

año pasado.

En la ciudad de Santa Fe,  según dichos del intendente Corral, integrante de la Alianza que gobierna el país,  “bajó 2,9 puntos el número de personas en situación de pobreza”, y agregó que “la reducción de la pobreza ha sido, desde siempre, el principal objetivo del gobierno de Cambiemos. Es una buena noticia, pero sabemos que falta mucho y no debemos bajar los brazos. Vamos por el buen camino”.

 

A partir de la polémica que generaron los datos, Diario Santa Fe dialogó con integrantes de instituciones que trabajan en distintos puntos de la capital provincial.

 

“Se suman tres familias por fin de semana”

Madres Voluntarias de Santa Rosa de Lima funciona en Padre Quiroga 2417. Comenzaron hace 3 años con una copa de leche.  María, una de las 15 mamás que trabajan día a día contó que “empezamos con 30 chicos. Hoy tenemos 225 integrantes. Entre ellos hay menores, adultos muy mayores y los papás de los chicos. De lunes a viernes tenemos la copa de leche y los sábados, el comedor.

 

“Todos los fines de semana se suman tres familias más. Vemos que la demanda que hay es mucha y es cada vez, pero nosotros tratamos de darle rendimiento a la comida. Es gente de barrio San Lorenzo, Villa Oculta, Villa del Parque, 12 de octubre”.

 

“Yo veo cada vez más pobreza”

En el norte de la ciudad funciona el comedor Cebollitas, en el barrio Loyola Sur. Allí, además, cuentan con una escuelita de fútbol para niños y diferentes actividades para adultos. Según relató Alicia “tenemos 120 chicos a los que le damos merienda y también el comedor, un total de 170 personas. Yo no veo que baje la pobreza, yo veo cada vez más pobreza”.

 

“También abarcamos el barrio Loyola Norte, Acería, Los Troncos y Estanislao López. Yo veo que la gente tiene más necesidad. La gente dice  “si comemos a la noche no tenemos al mediodía y si comemos al mediodía no comemos a la noche”. Vemos a los chicos que están totalmente desvalidos, en la calle. Y nuestra meta es sacar a los chicos de la calle”

 

“50% más de gente que concurre al comedor”

En barrio El Arenal, en Pasaje Cervantes al 4.600 funciona el comedor del barrio. Hugo López, integrante de la comisión que trabaja en lugar detalló: “Contamos con un comedor para los chicos pero últimamente estamos implementado viandas para que coma toda la familia. Por el problema que atraviesa el país, no hay trabajo, hay mucha carencia. La zona nuestra es gente que vive de changas. En diciembre del 2017 empezamos a implementar las viandas para la familia”.

 

“Veíamos que venían los chicos y la mamá los miraba desde afuera. No se animaban a sentarse, es difícil. Sentían algo de vergüenza, uno tiene dignidad, es gente trabajadora y sentarse con ellos a veces da vergüenza”.

 

“La realidad en los barrios es muy distinta a los que muestran los números. Es la realidad que ve el presidente. Hasta diciembre del año pasado teníamos alrededor de 210, 220 chicos. Ahora tenemos entre 305 y 310 personas. Tenemos el 50% más de gente en el comedor”, contó Hugo.

 

“Empezamos a comprar alimentos porque ahora los chicos llegan con hambre”

 

La Asociación Civil La Búsqueda es un lugar de apoyo escolar, de trabajo pedagógico y comunicacional, entre otras actividades. Funciona desde el año 2001, nunca tuvo comedor ni copa de leche. Pero, según cuenta Cristina Moreaux, la realidad cambió en el último tiempo.

 

“Desde hace 2 años, como hace muchos tiempo, los niñitos que viene a hacer la tarea, o los jóvenes, antes de empezar nos piden de comer. Actualizamos una campaña de alimentos que distribuimos entre los chicos que asisten o las familias cercanas  a La Búsqueda. A mí me recuerda al 2001, realmente”.

“La mayoría de las personas que mandan los chicos acá son familias que viven de changas o que se dedicaban a la albañilería y las mamás a la limpieza, por ejemplo. Hoy han perdido el trabajo. Se ha resentido la economía familiar, y también afectó el rendimiento escolar.

“Hay niños que están con muchos sueño, apáticos, en algunos hay una muestra de delgadez muy preocupante, también en su mamá, en su familia”.

 

 

Cómo colaborar:

Para ayudar a la Madres Voluntarias de Santa Rosa: se puede colaborar con leche, masitas, azúcar para la copa de leche. Para las viandas de los sábados, los días miércoles se publican los menus en el Facebook: Madres Voluntarias Santa Rosa: generalmente: Verdura, pollo, fideo arroz.  O comunicándose al teléfono: 3425966853  

La Asociación Civil comedor Cebollitas está recolectando zapatillas y ropas para los niños y niñas que allí asisten. La institución se encuentra en Pasaje Zapata Gollán y Gorriti.

 

Fuente: Diario Santa Fe- FM Chalet.